All posts filed under “Inicio

comment 0

Amor de Intelectuales, Francis Picabia

    Es exactamente el mismo que entre los otros individuos, lo que lo transforma, en apariencia, es que los dos enamorados se hacen los mirones y llegan a las peores sugerencias.

La súper mujer representa el Instituto.

La Infra mujer el dadaísmo.

En cuanto a los hombres, todos quieren volverse ministros.

Muchos hombres llevan a sus ojales el recuerdo de las aventuras amorosas de su mujer.

Las campanas de las iglesias, el ruido de las olas, los atardeceres, la tormenta, son shampoo para el chino ciego; nuestro falo debería tener ojos, gracias a ellos podríamos creer un instante que vimos al amor de cerca.

Read More

comment 0

El Crítico como Artista de Oscar Wilde

El Crítico como Artista es uno de los ensayos más importantes que Oscar Wilde escribe. El ensayo es publicado dentro del  volumen Intenciones en mayo de 1891.

La estética es a la ética, en la esfera de la civilización consciente, lo que la selección sexual a la selección natural en la esfera del mundo externo. La ética, como la selección natural, hace posible la existencia. La estética, como la selección sexual, hace bella y maravillosa la vida, la llena de formas nuevas y le da progreso y variedad y cambio. 

En El Crítico como Artista conversan dos protagonistas,  Gilbert y Ernest sobre la distinción entre el arte y la crítica. Para ello,  utilizan el método socrático, a través del cual llegan a conceptos morales clave por medio de la dialéctica o la demostración lógica. Esto es: un diálogo que hace reflexionar en el que se utiliza la ironía para rebatir cualquier idea y así, hacer reflexionar sobre ésta y así llegar a una conclusión lógica.

Para Wilde, la creación artística sólo puede proceder de un espíritu crítico.

comment 0

No será el miedo a la locura lo que nos obligue a bajar la bandera de la imaginación

En 1924 Breton firmaba el primer manifiesto del surrealismo. Se apoyaban en los descubrimientos de Freud, examinaban el mundo  de los sueños y del inconsciente, interesándose por el automatismo psíquico, la locura, la hipnosis…

 

(…) Estoy plenamente dispuesto a reconocer que los locos son, en cierta medida, víctimas de su imaginación, en el sentido que ésta les induce a quebrantar ciertas reglas, reglas cuya transgresión define la calidad de loco, lo cual todo ser humano ha de procurar saber por su propio bien. Sin embargo, la profunda indiferencia de que los locos dan muestras con respecto a la crítica de que les hacemos objeto, por no hablar ya de las diversas correcciones que les infligimos, permite suponer que su imaginación les proporciona grandes consuelos, que gozan de su delirio lo suficiente para soportar que tan sólo tenga validez para ellos. Y, en realidad, las alucinaciones, las visiones, etcétera, no son una fuente de placer despreciable. La sensualidad más culta goza con ella, y me consta que muchas noches acariciaría con gusto aquella linda mano que, en las últimas páginas de L´Intelligence, de Taine, se entrega a tan curiosas fechorías. Me pasaría la vida entera dedicado a provocar las confidencias de los locos. Son gente de escrupulosa honradez, cuya inocencia tan sólo se puede comparar a la mía. (…)

(…)SURREALISMO: sustantivo, masculino. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar, verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral.

ENCICLOPEDIA, Filosofía: el surrealismo se basa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociación desdeñadas hasta la aparición del mismo, y en el libre ejercicio del pensamiento. Tiende a destruir definitivamente todos los restantes mecanismos psíquicos, y a sustituirlos en la resolución de los principales problemas de la vida. Han hecho profesión de fe de SURREALISMO ABSOLUTO, los siguientes señores: Áragon, Baron, Boiffard, Breton, Carrive, Crevel, Delteil, Desnos, Eluard, Gérard, Limbour, Malkine, Morise, Naville, Noll, Péret, Picon, Soupault, Vitrac. (…)

Manifiesto del Surrealismo ( 1924)